Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

jueves, 4 de abril de 2013

...Y me gusta lo que veo

Ramón Zarragoitia
Me miro en el espejo... y me gusta lo que veo
Editorial Groenlandia, febrero de 2013

En Me miro en el espejo... y me gusta lo que veo, casi con el título el autor nos desvela cuanto vamos a encontrar en este libro, especie de novela, o de relatos cortos, o de cartas remitidas a destinatario desconocido, o conversación grabada en un magnetofón... para contarnos la vida, o las aventuras y ciertas desventuras de un agente inmobiliario por cuenta propia.

Desde ese primer capítulo, mientras sale de la ducha y se da un repaso en el espejo, las siguientes entregas también serán una forma de desnudar su relación con Loli la Santa, es decir, su mujer y antes novia; con sus padres, con sus hijos, con sus vecinos, con Belloterín, el hijo del vecino; desvelarnos trazos de su servicio militar, su boda, casi siempre en tono de complacencia, de estar contengo consigo mismo, aunque no sea al cien por cien.

Nueve partes, nueve relatos que se unen, nueve capítulos para que, como ya digo, conozcamos al héroe diario, o al antihéroe, a la persona que nosotros mismos somos, que cada día nos enfrentamos al espejo para descubrir que hemos cambiado, o en qué hemos cambiado, qué nueva arruga ha dibujado la vida en nuestro rostro, o qué nuevos gramos de grasa se han acumulado en la parte que tapa la toalla...

Esto es lo que nos muestra Ramón Zarragoitia con Ángel, el agente de la propiedad inmobiliaria, y que podría definir el modelo de hombre de una sociedad adormilada mientras otros se encargan de destruir el mundo que había conocido, especialmente en el sur y el levante de un país supuestamente situado al sur de Europa.

Ramón Zarragoitia ha desplegado, en esta obra, su saber en el trabajo con los personajes secundarios que, por momentos, parecen las estrellas de la narración.

Un libro que hará pasar un agradable velada al lector. Y eso, en el mundo en que vivimos, es de agradecer.

Por cierto, podéis descargarlo gratuitamente pinchando AQUÍ.

Francisco Javier Illán Vivas