Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

martes, 9 de abril de 2013

A veces, sólo quiero mirarte...

A veces, sólo quiero mirarte,

contemplar tus formas perfectas
entornando los ojos,
dejar que la mirada se pierda
entre el laberinto de tus curvas,
y me sorprendan siempre,
tras subidas y bajadas
el eterno placer de contemplarte
desnuda como un ángel.

A veces, sólo quiero mirarte,
las expresiones que me regalas
cuando apasionada me posees
con la potencia de mil caballos
y en ese movimiento compulsivo
busques el placer que con mi pene
gemidos te produzca de esa caverna
en la que me metería entero,
y tan poco soy
que tan poco puedo,
mientras mordisqueo tus senos
como obseso empezonado.

Ya, cierro los ojos,
tu pasión me excita hasta el éxtasis
presionándote todo tu cuerpo
con libidinosa determinación
avisando del momento
en que obligadamente
deje en tu vagina mi semen.

Ahora sólo quiere continuar
pene en tus adentros,
un ratito más,
todavía no ha acabado,
porque siente tus contracciones
y aún quiere moverse,
un poquito más,
para exprimir del momento
tus últimos angélicos gemidos
antes de tener que separarse
y volver a echarte de menos

David Botía Ordaz, OBD