Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

domingo, 13 de julio de 2014

Somos atentado, de Pedro José Morillas Rosa (Reseña nº 671)



Pedro José Morillas Rosa.
Somos atentado
Editorial Lastura, 2013

Publicar el primer poemario siempre es una apuesta peligrosa, implica la intención no sólo de expresar sino una demostración de ejercicio técnico que, en pocas ocasiones, consigue dar la talla aunque entre sus versos ya observemos a un escritor que apunte maneras. En general, son libros relegados al olvido pasado un tiempo por expresa intención de autores que incluso los ocultan de su currículum.

Existen, por supuesto, notables excepciones que suelen tener en común una vida lírica previa e intensa aunque inédita y un conocimiento basado en la lectura que otorgue la sensatez no evidente para el neófito de que un poemario no lo componen un buen puñado de poemas «juntados» por mucha que sea la calidad de los mismos. Estamos ante uno de esos extraños y atípicos casos. Pedro José Morillas llega tras foguearse en diferentes escenarios (grupos tan establecidos y respetados como Poekas, programas radiofónicos sobre literatura, participación en diversos medios digitales, etc.) para estrenarse certeramente con este Somos atentado.

Asistimos a un poeta de raza que sabe el terreno que pisa, y lo hace con osadía y firmeza en la composición larga (sin duda, nacidos con clara vocación rapsódica) y una enorme potencia expresiva en la breve. Nos movemos en una amalgama emocional de torrentes temáticos (en especial el amor y la denuncia social) que confluyen en el río del hombre y su grito a punto de explosionar, llevándose la injusticia por delante. No obstante, este grito no supone un mero vómito de inmediatez sino que se elabora en un ejercicio de belleza no exento de angustia y salpicado con grandes dosis de ironía subyacente que roza el surrealismo asequible y la certera contundencia. Un hombre que se sabe en un mundo imperfecto y que sólo tiene el humilde deseo de mejorarlo, bien con anuncios poetizados, bien con una clara rebeldía porque queda mucho que hacer.

El libro está bien editado por Lastura, letra clara, amplia, papel ahuesado, tamaño amplio y un precio asombroso y nada común por lo económico. Una marca de la casa de esta editorial.

Desde luego un buen poemario que lo seguirá siendo por mucho que el tiempo pase debido una universalidad y potencia de la que su autor puede estar muy orgulloso.

Fernando López Guisado