Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

lunes, 14 de octubre de 2019

El perro que escribía poemas de amor, de David Acebes Sampedro (Reseña nº 899)

David Acebes Sampedro
Ilustraciones de Sonsoles Yáñez
El perro que escribía poemas de amor
M.A.R. Editor, 2019

Escribir literatura para niños es algo muy difícil, y muchos autores nunca dieron con la clave. Pero, cuando la encuentras, como le ha ocurrido al vallisoletano David Acebes, tienes infinidad de puertas abiertas. Si, además, te acompañas de una ilustradora como Sonsoles Yáñez, lo normal es que te ocurra como a él: que tu obra sea galardonada con un premio de literatura infantil-juvenil, como es el caso que nos ocupa.

¿Su lectura? Puedes acabar con el libro en un ratico, en un agradable momento que te devuelva a la niñez, pero que te da tan claros mensajes que sólo un adulto puede entenderlo, mientras hace las delicias de los más jóvenes y pequeños.

Así ha sido mi experiencia con el libro que comentamos hoy, tras ir disfrutando página a página de sus doce cuentos. Sí, llamémoslo cuentos, no relatos. Porque enriquecidas las letras con los dibujos de Sonsoles Yáñez, este libro entrará de lleno en los que nunca abandonarán mi casa... excepto que mi nieta lo quiera para ella una vez que sepa leer.

Francisco Javier Illán Vivas

jueves, 10 de octubre de 2019

miércoles, 9 de octubre de 2019

La absurda existencia de Dalila Conde, de Olga Mínguez (Reseña nº 898)

Olga Mínguez Pastor
La absurda existencia de Dalila Conde
M.A.R. Editor, 2018

Hay libros que se van quedando sobre la mesa sin ningún motivo concreto, y van pasando las fechas y siempre hay motivos para leer otro y decirme: "este me lo dejo para el siguiente, para leerlo con más tranquilidad", o algo parecido.

Eso me ha venido pasando con tres o cuatro que desde hace un par de años, como mínimo, aguardan la oportunidad de ser leídos, su paciencia es proverbial, ellos no se quejan. aguardan, sabiendo que llegará el día.

Y fue una charla con mi buen amigo Juan Gil Palao, en Madrid, para ser más concretos, donde me recordó lo que le había gustado la novela de Olga Mínguez y eso me llevó a encarar algo que tenía, como os digo, pendiente desde marzo de 2018. 

Olga Mínguez Pastor ha sido, hasta le fecha, una exitosa autora teatral, con varias obras llevadas a escena y con diferentes premios en su haber, lo que nos asegura, a los lectores, que los diálogos de su novela iban a ser de gran calidad, como así ha sido. Es su primera incursión, creo, en la novela negra, con un sorprendente éxito, al haber ganado el premio Wilkie Collins de Novela negra en su séptima edición, uno de los más prestigiosos del panorama nacional.

En la trama nos lleva al madrileño parque de El Capricho, una fría mañana de enero, donde se descubre el cadáver de Dalila Conde, asesinada con una estocada en el cuello, pero además con un símbolo que relaciona ese asesinato con otros muchos a los que les han colocado el nombre genérico de "las niñas de la cruz".

Y a partir de ese momento, la autora nos descubrirá un sorprendente drama de sectas, abusos, esclavitud y violencia contra las mujeres, tan intensa que no podrás dejar de leerla hasta su final, a pesar de que no es una novela corta, ni mucho menos, sus más de cuatrocientas páginas te van pidiendo, una a una, que continúes leyendo.

En la presentación de la novela en Tenerife, durante Tenerife Noir, la autora nos desveló a los asistentes que, aunque había ficción en la novela, también reflejaba un hecho social incuestionable: que las mujeres, por el hecho de ser mujeres, ya eran potenciales víctimas de ciertos crímenes.

En La absurda existencia de Dalila Conde el lector encontrará una obra intensísima. No te defraudará esta apuesta contra la violencia desde la novela negra. 

Francisco Javier Illán Vivas