Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

viernes, 7 de octubre de 2016

La mujer de fuego, de Rocío Rejes Ramos (Reseña nº 786)

Rocío Rejes Ramos
La mujer de fuego
Ediciones Azimut, diciembre4 2015

"Miro el fuego desde el coche y pienso en ellos. Niños malcriados... la avaricia incendió el saco. Ya no queda nada, sólo cenizas...", esta es la lección que una madre enseña a sus hijos, a los que malcrió en la avaricia y en la vida fácil.

La novela se nos presenta como una oda al guerrero espiritual que vive dentro de cada uno de nosotros, como puede leerse en la contraportada, pero éste lector que os escribe ha visto una multimillonaria mujer (Cecilia) que trama una venganza hacia sus propios hijos naturales, a los que cambia por otras personas, cuando traza un plan para acabar con su vida antes de su próximo cumpleaños, que será el 83.

Pero las circunstancias, en este camino vital que recorre durante un año, van a cambiar las tornas, Y el objetivo de aquellos tres sobres rojos que escribió a John, Sandra y Hannah, anunciándoles su objetivo de sucidarse antes de su 83 cumpleaños, no se cumplirá, en parte. Sí se mantendrá, durante toda la novela, el odio hacia sus hijos naturales... y descubrirá a un hombre que vive por ella desde hace más de sesenta años.

Avanzaremos por esta novela mientras leemos el diario de Cecilia, conociendo a los personajes, a Rosa, que lleva la casa, a Vicente el jardinero del palacete desde siempre, a David el abogado que da forma a la venganza de su clienta, a.. sus hijos, tal vez sea interesante esta forma de describirlo, para comprender a Cecilia: "Un hombre repeinado, de unos cincuenta años, con cara de pocos amigos y ojeras negras, llama a la puerta a la mañana siguienbte. Es mi hijo mayor, me cuesta reconocerlo, creo que definitivamente la amargura se lo tragó".

Una novela que nos descubrirá el odio más profundo, el amor eterno hacia una mujer inalcanzable, la amistad y que no siempre los planes que nos trazamos se cumplen al cien por cien.

Francisco Javier Illán Vivas