Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

sábado, 31 de enero de 2015

La revolución secreta, de Claudio Cerdán (Reseña nº 700)

Claudio Cerdán
La revolución secreta
Editorial ALREVÉS, septiembre 2014


Nos encontramos en plena guerra civil rusa, el Ejército Rojo contra los restos del Ejército Blanco; el zar ya ha sido capturado y ejecutado con toda su familia; Trotsky comanda las tropas bolcheviques hacia una victoria total y los ejércitos fieles al Zar sólo tienen un motivo por el que combatir: sus recuerdos. Si pierden, nunca habrán existido.

Alrededor de estos acontecimientos históricos monta el yeclano Claudio Cerdán la trama de su novela, con capítulos breves, como dando fuertes impactos en la lectura, encaminando al lector hacia una novela de terror que desencadenará en una sorpresa inesperada.

Conoceremos al ambicioso capitán Aleksandr Strahov, cuyo amor por Rusia sólo puede compararse a su amor por ascender en el escalafón del ejército; al comisario Gogniev, empeñado en agotar todo el vodka de Siberia; al cosaco Chernigovsky, quien es fiel a su oficial casi hasta que la muerte los separe; conoceremos al Maestro, enfermo de argiria, cuya piel delata que se está envenenando con plata; y al terrible Aprendiz, más mortífero que una serpiente.

Claudio situará a todos esos personajes en una pequeña ciudad llamada Kladbitshe, un enclave tan insignificante que no se entiende por qué se envía un destacamento para su defensa. Pero pronto lo descubrirán.

Un pueblo que está siendo atacado por el Ejército Rojo, como era de esperar... pero también por un ser al que "Dios ha desechado como creación suya", y al cual "el mismísimo diablo le teme y no le deja entrar en el infierno", en palabras de El Maestro, un ser que "perdió la humanidad hace tiempo y solo le queda el consuelo de la muerte para poder descansar".

Y en Kladbitshe descubriremos el verdadero motivo el envío de tantos soldados para su defensa, la locura de un ejército zarista sin Zar, la desesperación de sus habitantes, y una revolución por debajo de la revolución bolchevique que te pondrá los pelos de punta en algunos momentos, desconocido lector.

Claudio Cerdán lo ha vuelto a conseguir.

Francisco Javier Illán Vivas

viernes, 30 de enero de 2015

jueves, 29 de enero de 2015

Una brecha en medio de la rutina, de Teresa Bosque Moliner y Carmela Vélez Serrallé (Reseña nº 436)

Teresa Bosque Moliner / Carmela Vélez Serrallé
Una brecha en medio de la rutina
Editores Policarbonados, noviembre 2009



Teresa Bosque Moliner y Carmela Vélez Serrallé son amigas y compañeras de trabajo en el Hospital General Universitario de Valencia, donde realizan su labor de enfermería en el servicio de Oncología. Ambas han sabido aunar su profesión con su vocación de escritoras, dando como fruto la obra “Una brecha en medio de la rutina”.



Se trata de una recopilación de historias protagonizadas por personas anónimas, cuyas experiencias se suceden en el interior del hospital en el que permanecen ingresadas bajo la tutela del personal sanitario, y sumidas en la incertidumbre provocada por el diagnóstico recibido.



En esta breve obra —128 páginas— las autoras nos han transmitido a través de su narración y de una magistral descripción, los sentimientos y reflexiones a los que el enfermo o enferma se enfrenta y, al mismo tiempo, dejándonos constancia de las propias sensaciones que estas les producen y que en algunos momentos les permite implicarse en la historia convirtiéndose así en personajes de la escena.



No estamos ante una crónica que cuenta las situaciones de las personas que pasan por la difícil experiencia del diagnóstico y posterior tratamiento oncológico, sino ante una realidad que, a modo de novela, nos muestra la importancia que conlleva el modo en que los familiares y el entorno hospitalario aportan su personal apoyo, dignificando lo dramático de la situación a la vez que dotándolo de una nueva visión que positiviza y humaniza el estado de «terminal» en el que algunos de estos protagonistas se encuentran.



En Una brecha en medio de la rutina escuchamos la voz de personas reales enfrentándose a su destino, en ocasiones con una gran carga reflexiva, pero también, en otras, aprovechando sus últimas jornadas variando su rutina e intentando realizar aquello que siempre pospusieron, e incluso, desde la sorpresa del acto de amar realizado a última hora, a modo de despedida:



…Localiza el sillón que en este momento se encuentra vacío. En él debería estar sentada la mujer de Juan; ella siempre está a su lado. Le resulta extraño, si se hubiera marchado, ella lo sabría.

En silencio observa cómo se mueven las sábanas. Es un movimiento lento, pausado; la sábana encimera cubre todo el cuerpo, no se le ve la cara…


Se trata de una lectura cómoda, y en ella aparecen algunos párrafos que me parecen muy significativos y emotivos, aunque esa emotividad nada tiene que ver con otras lecturas cargadas de dramatismo novelesco. No se atiende al morbo, sino a la dignidad; y es a ese concepto al que se aferra el protagonista de La dignidad de mi muerte, relato al que pertenecen las líneas con las que finalizo este comentario sobre la obra:



…Como cada noche, la enfermera con paso cansino deambula por los corredores de la sala del hospital, siempre a la misma hora inicia su turno de control por las habitaciones; hoy no es diferente a otras, todo se encuentra en calma, y solamente alumbrada por las tenues luces de color naranja de los pasillos, comienza la ronda…




Lola Estal

martes, 27 de enero de 2015

El Alambique. Revista de poesía.

Cuando se cumplen cinco años de existencia de esta revista semestral, Amador Palacios ofrece en su última entrega una extraordinaria panorámica de la mejor poesía escrita en España durante la dictadura franquista.

Ángel Guinda, Amador Palacios y Agustín Porras abrirán el acto, al que se sumarán gran parte de sus numerosos colaboradores, e incluirá la lectura de poemas del dossier dedicado a la Poesía española durante el franquismo, en la voz de José Luis de la Vega.

lunes, 26 de enero de 2015

Artistas con Haití, antología solidaria, de VV.AA. (Reseña nº 699)

VV.AA.
Artistas con Haití
Edita MIGAS

Pedro Vera me regaló este libro en marzo de 2013, y vi que la relación de autores que participan en esta obra, editada por MIGAS (Miscelánea Integrada Grupos Artísticos y Socilas) era enorme, motivo por el que no la he reproducido al principio de esta reseña, como tengo por costumbre hacer.

José Manuel Vivas lo destaca en el prólogo: "el factor humano, ese peculiar hijo de lo imprevisto, que gusta de sorprender y sorprenderse, sólo a veces, se enfunda en el traje de la solidaridad y nos enseña que a pesar de todo, aún queda esperanza".

Y este libro es un canto a la esperanza, con poesía, con dibujos, con pintura, con fotografía...

Ha pasado ya mucho tiempo, pero el espíritu que llevó a tantos y tantos artistas a unirse en este proyecto solidario, sigue vivo y yo, releyendo los poemas, disfrutando de la pintura y la fotografía, lo he vuelto a sentir.

Francisco Javier Illán Vivas


jueves, 22 de enero de 2015

Selección poética de Teresa González



ALEGRÍA
   A mi hija Teresita
 
En arcoíris de diamantes tu risa               
adorna mi cuello, luz de mi rostro,          
cascabel o sonajas de mi pecho
corazón en su vigilia sin prisa.

Tersos poros con olor a canela
que crecen mientras tus blancas perlas                
gastan en tu collar de carcajadas
alegría virgen en mis noches en vela.

Cual cascadas de piel las cortinas          
en tus ojos se llevaron a la bella
del sueño al país de las maravillas,

y me quedé con tu voz de doncella
trinando en esas mis oscuras horas
que acaso hicieron cantar a una estrella.
03/07/12

CONTIENDA NOCTURNA   


Locura
nocturna
sacude                               
mi pecho,
sin rostro
ni alma              
sin prisa
ni lumbre.

Mi concha
se esconde           
y deja
que pase
la trampa
del diablo
que canta
de espanto
la falsa
caricia,
nocturno
misterio
de años
nevados.

Sonido
de grillos
el oído                       
nublando,
herido
quedando
el sueño
de anoche,
insomnio
por siempre
que lucha
sin tregua
la guerra
que acalla                
si mueres
cansado.
03/08/12


BAKTUN    

Volverán los hombres de maíz
cuando el corazón del cielo
recoja la leche de la madre
estéril de vida sobre ella.
Volverán los hombres de maíz   
cuando el abuelo Sol
y la abuela Luna
sientan el beso lumínico
de la Conciencia Superior                     
en nueva era.
Volverán los hombres de maíz                      
blanco, negro, amarillo y colorado                
a sanar el corazón de la Madre Tierra
agonizante en mis venas,
en el aire que respiro,
en el fuego sofocado de mi espíritu.
Volverán los hombres de maíz
a secar esa lágrima                 
que fuera semilla.
Volverán los hombres de maíz
en el azul de los cielos,
en la sonrisa de las olas,                      
en la pureza del fuego,
en la armonía del suelo.
Volverán los hombres de maíz…
frente a ti, criatura hecha del barro,
 y  le reconocerás sólo
con la magia creadora de tu esencia.
27/08/13



LA ÚLTIMA LUZ DE LA NOCHE    
A Marlito        
Elevas tus alas
caballero nocturno
para conquistar esa estrella
que más brilla cuando más oscuro
antes del amanecer                            
La primavera de tus labios
besa insaciable los surcos de sabiduría
que enamoran tus ojos,
cielos insociables
que esgrimen tu materia planetaria       
Y te vas de fiesta
en el abecedario
de un relieve de pétalos
que perfuman la anatomía de tu estrella
Saludas en el tiempo
las viñetas de tu vida
que distractores se fulminan
en el tiempo que se fuera
desvelando los recuerdos
que abrigo no encontraron           
fugitivos de su alcázar…
Un roce afelpado
felino ha maullado
de amor que ha bostezado
el sueño en un suspiro,
para saludar a la última
luz de la noche,
polar estrella,
antes de abrazarte el sol.
18/02/14
 



Teresa González / Teresa del Bosque (San Miguel de Mercedes, Chalatenango, 1963) es profesora, abogada y poeta salvadoreña. Ha publicado desde 1985 a 2014: poemas, cuentos y apólogos en revistas del Ministerio de Educación salvadoreño. Fue ganadora en el “Primer Certamen de Poesía de Maestros de El Salvador”, año 2002, con su poema “Triunfo del amor”; ha participado en antologías nacionales e internacionales. Algunos libros de su autoría son: “Poemario cívico escolar”,  Vida y espíritu” y “Mi mundo infantil”.

sábado, 17 de enero de 2015

El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl (Reseña nº 698)

Viktor Frankl
Herder



Pocos libros me han dejado tan profunda huella como éste que acabo de terminar de leer. Apenas he querido dejar pasar unas horas para escribir estas letras, quería tener reciente la primera parte del libro, pero también la segunda, y contarlo.

Tengo que agradecer a Francisco Javier Abellán que me hablase de este libro... bueno, que nos hablase a todos aquellos que aquella tarde noche estábamos en el Casino de Molina de Segura (dicen que le quedan unas fechas para que desaparezca tal y como nosotros lo hemos conocido durante cien años...) Hablamos, incluso, de preparar una tertulia alrededor del libro, como ya habíamos hecho con otros, pero la desaparición de tan cultural espacio semanal dejó la lectura de este libro para más adelante, hasta que, finalmente, me decidí a tomarlo y leerlo. Y desde la primera página no he podido abandonarlo.

Viktor Frankl era un profesional de la psiquiatría, y fundador de la logoterapia, y sobrevivió a los campos de exterminio nazis desde 1942 hasta su liberación en 1945, pasando por tan trágicos y horribles lugares como Dachau y Auschwitz. 

En la primera parte del libro nos cuenta su tremenda experiencia con el sufrimiento, con el dolor, con las fábricas de muerte que eran los campos de exterminio, y su voluntad de seguir adelante, de encontrar un sentido a todo aquel horror y muerte programada.

En la segunda parte del libro nos hablará de los principios fundamentales de la Logoterapia. He ido anotando al margen de las páginas ideas, subrayando frases, cogiendo ideas de esta terapia y me quedo con dos ideas. Una, la máxima de la logoterapia: vive como si ya estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez ya hubieras obrado tan desacertadamente como ahora estás a punto de obrar.

Y, la segunda, podría poner cientos, pero me quedo con esta reflexión del propio autor: en los últimos tiempos el hombre ha sufrido otra pérdida: las tradiciones que habían servido de contrafuerte a su condiucta se están diluyendo a pasos agugantados. Carece, pues, de un instinto que le diga lo que ha de hacer, y no tiene ya tradiciones que le indiquen lo que debe hacer, ello es motivo de vacío existencial.

Leedlo, y agradecedle a Viktor Frankl que escribiese este libro.

Francisco Javier Illán Vivas

PD: "Algunas de las personas que en la actualidad visitan al psiquiatra hubieran acudido en tiempos pasados a un pastor, a un sacerdote, a un rabino, pero hoy, por lo general, se resisten a ponerse en manos de un eclesiástico, de forma que el médico tiene que hacer frente a cuestiones filosóficas más que a conflictos emocionales". (Viktor Frankl).

miércoles, 14 de enero de 2015

Hablando de libros con Juan García Sánchez

Juan García Sánchez es un escritor molinense afincado temporalmente en Bélgica, que acaba de publicar su primer poemario, Mi pequeño gran amor, con Editorial ADIH. Un emigrante que dejó su tierra  a causa de lo que se vive actualmente en España, buscando una vida mejor para él y su familia, y que no ha dejado su innata vocación por la escritura a pesar de que en su vida ha tenido que realizar todo tipo de trabajos para salir adelante. Ahora es camarero en un restaurante español en Bélgica llamado La Tapa de Oro.
.
Una entrevista de Francisco Javier Illán Vivas.
----------------------------------------------------------------------------------------
Pregunta.- En un mundo donde la poesía es un arte minoritario, ¿qué le impulsó a escribir, y publicar, un libro?
Respuesta.- Mis ganas de mostrar lo que con tanto trabajo e ilusion he compuesto durante más de siete años, mis sentimientos y emociones y, sobre todo ello, el amor a mi hijo.


P.- Entiendo, por tanto, que hasta la fecha ha sido un escritor silencioso, que escribía para usted y para sus conocidos más cercanos. Ahora, con la publicación de Mi pequeño gran amor, esto va a cambiar. Vendrán las críticas, y he conocido a muchos poetas que no han sabido encajarlas. ¿Está preparado para ellas?
R.- Bueno, depende, acepto las críticas si son buenas o malas, si son constructivas y puedo aprender de ellas, no me gustan aquellas que vienen de personas que no entienden y van a hacer daño, o que infravaloran la poesía por que no la sienten como la puedo sentir yo, y de esas hay muchas, por desgracia.


P.- ¿Ha recibido ya alguna crítica u opinión alrededor del contenido del poemario?
R.- De momento no, (sonríe), pero supongo que llegará el momento, no le podemos gustar a todo el mundo, es algo normal y sé que va a pasar.


P.- Hablemos un poco de su poética. ¿Cuáles son sus referentes poéticos, los autores que le han influido?
R.- Tengo dos grandes autores a los que admiro y de cuya poesía me he empapado mucho: Mario Benedetti y Pablo Neruda. También soy admirador de la poesía de Joaquín Sabina, aunque está lejos de lo que yo escribo.


P.- Yo no suelo creer en la inspiración, pero, para entendernos, hablemos de ella. ¿Hay un lugar concreto, o lugares, o temas, que son frecuentes para su inspiración?
R.- No hay lugares, son los momentos; cualquier momento es bueno para escribir, a veces me llega un título a la cabeza y a partir de ahí empiezo a escribir y las palabras fluyen, no sé si es un arte, es un don, no sé que es, pero lo tengo y para mi es una forma de vida.


P.- Poderosa afirmación acaba de hacer. Díganos entonces, ¿qué es para usted la poesía?
R.- Una forma de expresar lo que siento, mis miedos, mis iusiones, mi amor, es algo que todos deberiamos tener en nuestras vidas, aunque hoy en dia poca gente la siente, cambian los tiempos pero la poesia deberia estar siempre presente en todos.


P.- De este libro en concreto, pues supongo que en el cajón de su escritorio tendrá muchos poemas inéditos, ¿cuál es el que siente más como suyo, del que se siente más satisfecho de haberlo escrito?
R.- Evidentemente del que da título al libro, el que está dedicado a mi hijo, Mi pequeño gran amor, es el poema que abre el libro. Y del último, que está dedicado a la madre de mi hijo quien, aunque no estemos juntos, es mi mejor amiga y compañera en la vida, nos une lo que más quiero, y a los de mis amigos, los hice en momentos que son inolvidables, en definitiva, los más personales.


P.- Muchos autores nos han dicho que el verdadero arte es agrupar los poemas en un libro. ¿Cómo decide usted esa relación, ese agrupamiento de los poemas?
R.-  Buena pregunta, pues siempre con la ayuda inestimable de mi editor, el cual tengo aquí a mi lado, fui recolectando todos los poemas que entraban dentro de lo que quería mostrar al público, en base al amor y la amistad sobre todo, dejando muchos la verdad guardados para otro posible trabajo en un futuro, y por supuesto sumarlos a aquellos que están por escribir...


P. Voy a formularle ahora unas preguntas que suelo hacer a los poetas que entrevisto. Dígame, en el mundo de las prisas, del cambio climático, de la corrupción política, de las redes sociales, ¿qué sentido tiene la poesía?
R.- R.- Pues tiene mucho sentido, a todo lo malo que tenemos a nuestro alrededor, a todo lo bueno la poesía le da un sentido mágico, si todos esos políticos corruptos se empaparan de poesía en vez de intereses económicos, a todos nos iría mejor, por poner un ejemplo.


P. Escribía Eduardo García que un solo verso feliz puede permanecer durante siglos, mientras toneladas de poemas fallidos se pierden para siempre. ¿No desanima esa realidad al poeta?
R.- Para nada, con que solo uno de mis versos se recuerde para siempre yo estaría inmensamente feliz, he leído en muchas redes sociales una frase que e encanta, si un escritor te ama perdurarás en el tiempo.


P.- No sólo de letras vive el hombre o la mujer. ¿Dónde podemos encontrar a Juan García Sánchez (en internet, se entiende)? ¿Le dedica mucho tiempo a ella?
R.- Trabajando, y doy gracias por ello, aunque siempre encuentro un hueco para escribir un verso, un poema, una canción, incluso melodías que surgen en mi cabeza y un amigo mío las plasma en su piano.
Por desgracia ahora no tengo mucho tiempo para escribir, pero como he dicho antes, siempre tengo un hueco para ello.


P.- Aconséjanos una película.
R.- Braveheart, mi favorita.


P.- Una obra de teatro.
R.- La cena de los idiotas, a veces hay que reír, importante.


P.- Una música...
R.- Para mi cualquier tema compuesto por Alejandro Sanz, en todas sus canciones hay algo poético e inspirador; y más actual, Pablo Alboran por su sencillez y facilidad para llegar al corazón.


P.- ¿Un libro?
R.- Verónica decide morir, de Paulo Coelho; y en poesía los citados anteriormente Pablo Neruda y Mario Benedetti, cualquiera de sus libros.


P.- Regresemos a Mi pequeño gran amor. Anímenos usted a leer su libro.
R.- Bueno, mi libro es una serie de experiencias que yo he vivido, y como ser humano, supongo que mucha gente también, seguro que todo el que lo lea se puede sentir identificado con algo que le haya pasado, me encantaría que así fuese.


P.- ¿Tiene prevista su presentación en Molina de Segura?
R.- Si, esperemos que para marzo, si Dios quiere y puedo realizar un viaje relámpago a mi Molina querida.


Muchas gracias, ha sido un placer.