Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

martes, 9 de septiembre de 2014

Acantilados de papel cambia de manos

Durante el pasado mes de junio un relevante grupo editorial se puso en contacto con la Asociación PAG interesándose por la cabecera de Acantilados de papel.

Las negociaciones habian marchado bastante bien, hasta tal punto, que creímos que ya no publicaríamos el número 4. Centrarnos en el accidente que sufrió nuestro director en ese momento, Francisco Javier Illán Vivas, hizo que las fechas transcurrieran y que olvidásemos la oferta, ya que otros problemas más importantes nos mantenían ocupados.

Tal vez dudasen, a pesar de las estadísticas de lecturas, descargas y pinchazos a la revista que les entregamos, y que Calàmeo nos había facilitado, y quisiesen comprobar los resultados del próximo número, el actual, el 4, que en estos momentos supera los 1.500 lectores, de muy diversos pundos del mundo; digo, tal vez deseasen saber la respuesta de un nuevo número y tal respuesta les ha decidido a, definitivamente, hacerse con la cabecera de Acantilados de papel.

Ayer tarde-noche confirmamos que Acantilados de papel pasaría a ser parte de su grupo editorial (suponemos que en breve anunciaran la adquisición, si lo ven conveniente, pues entendimos que esta es una campaña que están llevando a cabo de adquisición de diferentes cabeceras de revistas literarias y de otros ámbitos) y, con ello, que nosotros dejábamos de publicar utilizando tal nombre.

Las revistas digitales publicadas hasta la fecha se mantendrían en la red, así como el blog, pero no ya no habrán más entradas, por nuestra parte, claro. De tal forma que la entrada de ayer, el poema de nuestra querida amiga Lola Estal, con ilustración de su hermano Blas Estal, es la última entrada que nosotros, el grupo que creamos y hemos mantenido esta revista y este blog, hacemos.

Acantilados de papel, la cabecera, el título, el reclamo, sabemos que ha pasado a muy buenas manos, que garantiza su continuidad en el tiempo y que, en su momento, si ellos así lo creen conveniente, será una plataforma para muchos escritores y escritoras que ya han publicado con nosotros.

A mí, que he dirigido esta revista un único número, me da una enorme satisfacción la solución firmada ayer por Francisco Javier Illán Vivas y el grupo editorial. Y a nosotros, a él y a mí, la verdad, nos va a dar mucho tiempo libre, pues tenemos el compromiso firmado de no crear una nueva revista en varios años.

Gracias a todos, gracias a todas. Ha sido un enorme placer estar a vuestro lado estos años. Porque no se me olvida que, cuando Francisco Javier entró como codirector en Ágora papales de arte gramático, yo también empecé a implicarme en una revista literaria.

Y han pasado unos cuantos años.

Hasta siempre.