Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

sábado, 17 de noviembre de 2018

Cruzar el río, de Rosa Campos Gómez (Reseña nº 855)

Rosa Campos Gómez
Cruzar el río
Editorial Tres Columnas, mayo de 2018

Segisa, el pueblo que Rosa Campos nos presenta en su más reciente novela, puede ser cualquier pueblo de cualquier lugar, aunque su nombre nos pueda recordar a Segóbrida, por ejemplo; pero sobre todo, y no creo equivocarme, que a Siyasa, en antiguo nombre de Cieza, donde ahora reside.

Este dato debe orientarnos hacia donde va la trama de la obra que nos ocupa, y que se va a deslizar ante nuestros ojos con la placentera tranquilidad que el cauce de un río cualquiera desciende en terreno llano.

La protagonista es una mujer, Amalia Alcaráz, que desde muy joven renunció a sus sueños por el amor de quien, pasado un tiempo, la dejó para vivir en Londres. Pero la dejó con una carga de dos hijos, Desta y Carlos.

Y ella, lejos de venirse abajo, lucha por sacar a sus hijos adelante, sin más ayuda que su juventud y sus energías. Hasta que la crisis le obliga a desplazarse desde la ciudad al pueblo, el citado Segisa, a vivir con su padre, quien cobra una pensión no muy voluminosa.

Sin estridencias, como nos adelanta en la contraportada de la novela, Amalia representa la eterna lucha de la mujer por reivindicarse, por tener las mismas oportunidades que el hombre y, para desgracia de ella -si se puede decir así- que persevera en la esperanza de que él, Ricardo Ruíz, regrese.

Es una novela que huele "a lo grande y a lo pequeño de un urbanismo local, a lo sutil que anidaba en todo ello: la calle olía a sol, ya parapetado en los tejados, ya resbalándose por las fachadas que miraban al poniente, y a agua gris de fregar las baldosas con un punto de símil aroma a pino".

Amalia, Desta, Carlos y Pascual se convertirán, lector, en unos entrañables compañeros que revivirán recuerdos del pueblo del que todos, todos, procedemos.

Francisco Javier Illán Vivas

jueves, 15 de noviembre de 2018

Hablando de libros con Pascal Buniet



Pascal Buniet, Saint-Pol-sur-Mer, 1952. Desde 1979 vive en Tenerife, después de haberlo hecho en Irlanda y, por supuesto, en su Francia natal. Ha publicado Lágrimas en el mar, Des larmes d’espoir, La verdadera historia de Gloria T y Sombras en la meta, novela por la que le entrevistamos, al haber sido accésit del VII Premio Wilkie Collins de novela negra.


Una entrevista de Francisco Javier Illán Vivas.

-------------------------------------------------------------------------------





Pregunta.- Nuestra primera entrevista fue hace ya ocho años, con motivo de haber leído Lágrimas en el mar, novela por la que nos conocimos. Después conversamos también por La verdadera historia de Gloria T. y ahora, nos vemos en Tenerife, después de esos años de amistad epistolar. ¿Qué ha cambiado en Pascal Buniet estos años, aparte de ya no regentar un comercio de ropa deportiva ni un local de restauración?

Respuesta.- Primero debo decir que recuerdo esa entrevista de hace ocho años con mucho cariño porque era la primera entrevista que me hacían y sigo agradecido por ello.

En esos años ha pasado tiempo claro y con el tiempo uno va cogiendo experiencia y oficio. Lagrimas en el mar fue un primer paso. Publicar con M.A.R. editor ha sido otro gran paso porque he entrado a ser parte de un equipo, con apoyo real. He aprendido que escribir es solo un aspecto y que el otro es llegar a los lectores. Eso significa moverse, asistir a eventos, ferias, con dedicación. Lo que hago ahora con gusto y tiempo.





P.- Hay una expresión tuya que me agrada bastante oírtela decir, sobre todo, con tu acento: “soy francés, pero no practicante”. ¿Qué nos quieres decir?

R.- Con eso quiero dejar claro que no pertenezco a la categoría de los extranjeros que vienen a establecerse en España y se encierran en su mundo, creando colonias y quedando al margen de la realidad y cultura española. Eso no significa que reniego de mi nacionalidad. Soy orgulloso de ser francés y feliz de vivir integrado en España.





P.- Iremos acercándonos poco a poco al motivo de la entrevista, pero, como introducción, permíteme otro inciso en tu vida. ¿Es Tenerife el paraíso que descubriste hace cuarenta años? ¿O también hemos perdido esos paraísos?

R.- No es el mismo paraíso que entonces, pero tampoco es el mismo mundo, ni soy yo la misma persona. Si miramos atrás en busca de paraísos perdidos vamos a encontrar muchos, y en muchos ámbitos. Prefiero vivir el presente, sin nostalgia por el pasado. Eso de que los tiempos pasados eran mejores no va con mi forma de ver la vida. Mi formula es: “Eres viejo cuando pasas más tiempo mirando al pasado con nostalgia que al futuro con ilusiones”.





P.- Tu novela Sombras en la meta, y ya entramos en materia, fue accésit del VII premio Wilkie Collins de novela negra, y citar este premio, son palabras mayores. La editorial convocante ha mantenido durante estos años un pulso por la calidad de las obras que, el pasado año se vio gratificado con la ganadora, reconocida por toda la prensa especializada como la mejor obra de novela negra. Nos referimos, claro está, a Ya no quedan junglas donde regresar, de Carlos Augusto César. Tu novela, decimos, nos acerca a Tenerife, al deporte, y dentro de él, a una prueba de resistencia que tú has corrido en varias ocasiones.

R.- Si, la novela empieza en la meta de Tenerife Bluetrail, una prueba importante en el mundo del trail running  con más de 3500 participantes. He participado varias veces.

Es un marco inhabitual para una novela negra, naturaleza, paisajes de montaña, sol, y deporte. Esas pruebas reúnen una gran variedad de individuos que tienen en común la pasión por esa actividad pero por otra parte, cada participante lleva en la espalda además de su mochila, un pasado. Significa que ahí también hay muchas historias para contar.

La novela combina dos aspectos que se entremezclan: la carrera con su ambiente y la trama en sí, la misteriosa desaparición de un corredor. La resolución del enigma va mucho más allá de la meta.





P.- Sombras en la meta es una novela negra que sería difícil definir de esa forma por los ortodoxos de la materia. Pero es más cosas, dime, ¿policíaca, detectivesca, acaso deportiva?

R.- Yo la clasificaría como policiaca o enigma. Existe una misteriosa desaparición, una investigación policial y además la víctima es un deportista en una competición y muchos más elementos que no puedo desvelar… Se la puede clasificar de muchas maneras según el ángulo en que se mira. Eso no me disgusta.





P.- A Pascal Buniet no le gusta añadir sangre o sadismo innecesario a la trama de la novela.

R.- No. Sombras en la meta no pertenece al estilo negro en el cual todo el mundo mata como si la vida no valía nada. Sera porque mis gustos de lectura no van por ahí. Cuando introduzco un asesinato o violencia es por alguna razón inherente a la historia, lo que llamaría asesinato “útil” para la trama. No busco tener un muerto a cada diez páginas, ni ríos de sangre por morbo.





P.- Después de leerla sigo preguntándome cómo es posible que el microchip que lleva un corredor de una prueba deportiva pueda certificar que cruzó la meta, o pasó uno de los controles intermedios pero que, realmente, no lo ha hecho. ¿O sí? El misterio lo planteas bien.

R.- Pues si, en ese tipo de prueba cada corredor lleva un chip del tamaño de una moneda atado en los cordones de sus zapatos que permite a la organización comprobar los pasos por los controles, los tiempos en esos puntos y en la llegada. En Sombras en la meta uno de los corredores pasa todo los controles, su tiempo está registrado en la meta pero ni su mujer que le esperaba en la meta ni  nadie le ha visto llegar. ¿Llegó y se marchó? ¿No llegó? ¿Por qué pitó su chip en la meta?

Así empieza todo. Ahí está el enigma que se tratara de resolver, es como la punta de un iceberg.





P.- El lector debe entender que esta novela no trata sobre la Bluetrail, pero que esta prueba es importante en la trama. Como lo es la orografía de Tenerife.

R.- Efectivamente, todo empieza ahí. En una parte de la novela se describe el ambiente de la carrera visto desde dentro, el paisaje, los montes de Tenerife, las sensaciones de los corredores, acercando ese mundo a los que no entienden porque esos corredores se castigan con tantos sufrimientos.

 Pero cuidado, eso solo es el ambiente, el decorado donde se enmarca el enigma. Poco a poco el lector se verá envuelto en una espiral que le llevara hasta otros mundos como el de la droga y de los carteles de Colombia por ejemplo.





P.- Como si se tratase de la prueba Bluetrail, tú has recorrido parte de la geografía española con Sombras en la meta. Y con bastante éxito de público.

R.-Si. Empezamos con presentación en el festival de novela negra Tenerife Noir, ferias de libros pasando por Lanzarote, Las Palmas, la Semana Negra de Gijon, Somnegra en Barcelona sin hablar de las entrevistas, radios, tele y clubes de lectura. Mucho en poco tiempo. Todavía falta recorrido para llegar a la meta.

Por otra parte en lo que concierne el éxito se debe a dos factores: primero, se trata de una historia que engancha y, segundo, hoy en día todo el mundo tiene un amigo, un primo, un hermano, un cuñado o una suegra que corre. El libro se ha convertido en el regalo ideal para quedar bien a precio razonable.





P.- En tu novela has conseguido que haya equilibrio en la trama, pues lo centras en el tiempo que transcurre la carrera y en resolver el misterio.

R.- Efectivamente. He procurado introducir la trama desde el principio, en el espacio dedicado a la prueba en sí, para enganchar al lector que no es aficionado a ese deporte. Por otra parte muchos de los deportistas que no son muy aficionados a la lectura se han acercado al libro porque trataba de trailrunning y se han quedado enganchados hasta el final por la trama policial.





P.- Sin lugar a dudas, Pascal Buniet se siente a gusto donde vive desde hace cuatro décadas. Tus novelas giran alrededor de los paisajes que conoces.

R.-Evidentemente no me hubiera quedado tanto tiempo en Tenerife si no estuviera a gusto. Mis novelas se desarrollan en lugares que conozco. He vivido principalmente en Francia, Irlanda y Tenerife.

Lágrimas en el mar se desarrolla entre Tenerife, Irlanda y algo en Francia. La verdadera Historia de Gloria T y Sombras en la meta en Tenerife.

Supongo que es más fácil hablar y describir lo que uno conoce o tiene cerca. Aunque puede sorprender que Francia sea tan poco presente en mis escritos.





P.- Dime, antes de pasar a un bloque más general: ¿El pasado siempre nos alcanzará?

R.- En todas mis novelas, los protagonistas vuelven a enfrentarse a su pasado de una manera u otra. Nuestras acciones del pasado vuelven como un boomerang al presente, para bien o para mal.

Tengo que añadir que yo no era consciente de que ese aspecto reaparecía en mis tres novelas hasta que me lo comentaron lectores. Somos la suma de las cosas que acumulamos día a día, como la bola de nieve que baja la pendiente, que va creciendo recolectando todo tipo de materiales. Materiales valiosos y también basura.





P.: ¿La buena literatura está hecha por gente desobediente?

R.- Esa frase suena bien, pero no es necesariamente así. La buena literatura está hecha por gente que tienen algo que expresar y lo consiguen,  la rebelión no es una necesidad sine qua non.





P.- ¿Cuándo sabes si un texto es bueno o malo?

R.-  Bueno: Cuando ralentizas el ritmo de tu lectura para disfrutarla y saborearla.

Malo: Cuando tienes la impresión de estar perdiendo el tiempo, empiezas a leer en diagonal terminas en vertical y cierras el libro.





P.- ¿Escribir es al mismo tiempo un regalo y una opresión?

R.- Si, cuando el placer de expresarse se enfrenta al miedo a no conseguir plasmarlo.





P.- ¿Qué me respondes a esta afirmación de Francisco Gijón: nadie que es feliz escribe, como tampoco nace el arte de ningún ser pleno?

R.-  Je je. Muy radical.

No comparto. ¿Por qué no sería posible expresarse desde la felicidad, ni crear desde la plenitud? Las creaciones de seres frustrados e infelices serán diferentes pero no tendrían por qué ser mejor. ¿El dolor intenso seria más potente que la felicidad suprema? En algunos casos quizás pero de ahí a sentenciar con ese “nadie”…

Cuantos magníficos poemas están escritos desde el amor y la felicidad.





P.- En un mundo que tiende a leer cada vez menos. ¿Qué piensas cuando lees que el año 2017 se publicaron, según la Agencia del ISBN, 87.292 nuevos títulos?

R.- Las nuevas tecnologías no favorecen la lectura de libros. Antes, en las salas de espera o en la playa, la gente se llevaba un libro, hoy en día el teléfono móvil es el centro de atención.

Por otra parte, creo que a todos los que escribimos nos gustaría que no se publiquen tantos libros a condición que los nuestros sean de los que se queden. 





P.- No sólo de letras vive el hombre o la mujer. ¿Dónde podemos encontrar a Pascal Buniet en la red? ¿Le dedicas mucho tiempo?

R.- Internet se ha convertido en una ventana al mundo donde todos nos asomamos. Así que le dedico tiempo para que el público sepa que existen mis libros porque la base para que alguien los compre es que sepa que existen.

Me pueden encontrar en Facebook, (“Pascal Buniet”, “Sombras en la meta”, “Lagrimas en el mar”), y también en mi página de autor: www.pascalbuniet.com





P.- Aconséjanos una película.

R.- Final escape, Alfred Hitchcock





P.- Una obra de teatro.

R.- “The importance of being Ernest”, Oscar Wilde.





P.- Y una canción.

R.- The thrill is gone, B.B.King





P.- ¿Un libro?

R.- No vemos allá arriba, Pierre Lemaitre…y… Sombras en la meta de Pascal Buniet, claro.





Muchas gracias.

Gracias a ti.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Poesía en Roma, de Santiago Montobbio (Reseña nº 854)

Santiago Montobbio
Poesía en Roma
Los libros de la frontera, junio 2018

No sé si crear una obra poética monumental, mostrar al público una capacidad creativa que supera lo que muchísimos pudiésemos esperar, y dejar un legado poético que perdure, o todo ello, o no, pero libro a libro, al menos de los últimos que he tenido la suerte de leer, es lo que Santiago Montobbio va dejando en mi retina y en mi memoria.

En este momento su obra poética sobresale en mi biblioteca personal que, como muchos sabéis, está depositada en la Biblioteca Pública de Benalut Casas Viejas, Cádiz, en las manos de Alejandro Pérez Guillén, el bibliotecario-poeta.

Pero además, y ya lo ha hecho en anteriores ocasiones, la obra que nos ocupa es una guía de viajes, diferente, de la ciudad eterna, de Roma, de los rincones que todos esperamos encontrar en ella, pero también de otros pequeños lugares que el turista ocasional no descubriría nunca.

A quien hemos tenido la suerte de aventurarnos por las calles estrechas de la Ciudad, repasarlas ahora en la memoria leyendo a Santiago es una nueva forma, desde la perspectiva poética, y desde los ojos del poeta, de regresar a ella, siempre igual, pero siempre diferente.

Porque Santiago, como podemos leer en la contraportada, "se fija en detalles inesperados", que más que redescubrirte ese lugar, te lo presentan como nuevo, como nunca antes lo habías visto.

Y, sorprendente, lo hace en clave poética, y me atrevería a decir que paso a paso, desde que llega al hotel, en el hotel, saliendo, caminando, mirando.

No sé cómo lo hace, pero la lectura, de la que he disfrutado una vez más, y durante varias semanas, me ha traído a Roma (sí, me la ha traído aquí, a mis manos) pero con otros ojos.

Francisco Javier Illán Vivas

jueves, 8 de noviembre de 2018

Convocatoria VIII Premio Wilkie Collins de Novela Negra

BASES
1.- Podrán concurrir al premio aquellos originales que reúnan las siguientes condiciones: Ser novelas negras inéditas, libres de compromiso y estar escritas en español, independientemente de la nacionalidad del autor. Tener una extensión mínima de 150 páginas, formato DIN A-4, a espacio y medio, Times - Arial 12 ó similar, por una sola cara, sin haber sido premiadas o hallarse pendientes de fallo en cualquier certamen.

2.- Cada autor podrá enviar sólo una novela, impresa a espacio y medio y encuadernada y paginada, enviándola por correo a: Miguel Ángel de Rus, M.A.R. Editor, VIII Premio Wilkie Collins de Novela Negra, C. Martínez de la Riva 137, 4ºA, 28018 Madrid. La obra irá encabezada por una sinopsis de al menos 20 líneas, irá sin la firma del autor, sustituida por Título y seudónimo escrito en cabecera, acompañada de documento Word a modo de plica, que contendrá nombre y apellidos, domicilio incluyendo ciudad y país, teléfono y correo electrónico del autor (obligatorio), así como una breve nota bio-bibliográfica que incluya fecha y ciudad de nacimiento y publicaciones. Los autores residentes fuera de España podrán enviar sus obras por correo electrónico a la dirección mareditor@gmail.com

3.- Se establece un primer premio consistente en la publicación de la novela ganadora. El jurado podrá conceder un accésit si lo considera adecuado.

4.- Los derechos de autor de la 1ª edición, serán del 10% sobre el PVP del libro sin IVA del total de libros vendidos.

5.- Los trabajos se podrán enviar desde el 3 de octubre hasta el 10 de diciembre de 2018. Se aceptarán los trabajos enviados con esa fecha en el matasellos. No se recibirán obras personalmente, sólo por correo.

6.- No se enviarán acuses de recibo de las novelas recibidas.

7.- No se mantendrá correspondencia sobre las obras no recomendadas por el jurado.

8.- M.A.R. Editor podrá entrar en contacto con los autores de las novelas negras que sean recomendadas por el jurado para su posible publicación.

9.- El fallo es inapelable. El premio podrá quedar desierto.

10.- La entrega del diploma acreditativo del premio y la presentación oficial de la novela se hará en el Transcurso de Tenerife Noir 2019, siendo invitado el autor por cuenta de la organización de Tenerife Noir .

11.- El correo electrónico del autor será usado para mantenerle informado de los premios de la editorial, salvo que el autor indique en el documento de la plica que no desea recibir información de la editorial.

12.- El fallo del premio se anunciará a medios de comunicación y a todos los escritores participantes. El premio podrá ser declarado desierto.

martes, 6 de noviembre de 2018

XXXII Convocatoria de Calabazas en el Trastero: Coleccionista

Con el objeto de fomentar la literatura fosca, en su deseo por homenajear a la desaparecida revista Miasma, la Biblioteca Fosca anuncia la XXXII Convocatoria Calabazas en el trastero que se regirá por los siguientes puntos.
1. Podrán presentarse a la misma cualesquiera autores que envíen obras originales en castellano y sin sus derechos comprometidos con terceros. Los autores podrán enviar cuantas obras deseen.

2. Las obras deberán encuadrarse dentro del género fosco en cualquiera de sus vertientes, es decir, que estará presente un ambiente siniestro, un cierto suspense, un aura de terror u otros elementos naturales o sobrenaturales que creen o remitan a una atmósfera de temor.

3. Temática. Para este número se buscan historias cuyo eje central gire en torno a colecciones y coleccionistas.

4. Los relatos tendrán una extensión de entre 1000 y 5000 palabras. Esta limitación se entiende orientativa, no estricta, pero sí recomendable.

5. Las obras se enviarán, bajo pseudónimo o nombre real, a calabazas@bibliotecafosca.es <mailto:calabazas@bibliotecafosca.es>  con el asunto "Para la antología Calabazas en el trastero:Coleccionistas".

Al mensaje se adjuntará una breve biografía literaria de no más de 500 palabras que, en caso de ser seleccionada su obra, se incluirá en la antología y servirá de presentación del autor. Los relatos irán en formato .doc o .rtf

6. La fecha límite de entrega de originales será el 28 de febrero de 2019 a medianoche.

7. Un jurado compuesto por miembros de la Biblioteca Fosca y, eventualmente, autores invitados, hará una selección con los 13 (trece) relatos más meritorios. Los criterios serán estrictamente literarios y se podrán dejar plazas desiertas.

8. Estos relatos se publicarán en una antología única no exclusiva por la editorial Saco de huesos (es decir, los autores podrán seguir disponiendo de sus textos libremente) tanto en formato papel como en formato electrónico.

9. Los posibles beneficios de Calabazas en el Trastero se invertirán en mantener la continuidad de la colección y abordar iniciativas culturales para la promoción del género fosco, tales como los cónclaves de terror Penumbra o Espantabrujas.

10. Los autores recibirán como contraprestación por la publicación de su obra un ejemplar de la antología en formato papel. Así mismo, podrán solicitar a Saco de huesos cualquier ejemplar de Calabazas en el Trastero en formato digital ya publicado.

11. Los autores seleccionados podrán optar al Premio Nosferatu, el cual permitirá formar parte de la exclusiva Colección Strigoi.

12. Se considerará que los participantes aceptan estas bases por el mero hecho de participar en el concurso.

13. Será potestad de la asociación resolver cualquier cuestión referente a esta convocatoria que no quede contemplada en las bases de la misma.

Más información en http://sacodehuesos.com/calabazas-en-el-trastero