Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

viernes, 3 de marzo de 2017

Re-flexiones Ejercicios para el corazón, de Alejandro Pérez Guillén (Reseña nº 804)

Alejandro Pérez Guillén
Re-Flexiones. Ejercicios para el corazón.
Ediciones Alfar, 2016

Conozco a Alejandro Pérez Guillén, a través de las redes sociales, desde hace varios años. Conectamos desde el primer día, siempre alrededor de la literatura, de sus libros, de mis libros, de los libros de otros que a ambos nos gustaban.

Por eso el desconocido lector que haya seguido estos comentarios que le dedico, desde hace más de una década, a los libros que leo, habrá observado que entre los 800 y pico comentados, hay algunos de Alejandro. Pero éste es el que considero más personal, el libro, que según él, le salvó la vida, tras un tormentoso periodo vital que tuvo que afrontar hace un par de años.

Quiso el destino que él y yo nos conociésemos personalmente el pasado año 2016. Y tuvo que ser, otra vez, alrededor de los libros, de miles de libros. Y entonces supe de la enorme humanidad de Alejandro, de su risa contagiosa, y, cuando me dispuse a leer sus re-flexiones, estos ejercicios para el corazón, encontré entre sus páginas esa humanidad que él derrocha hacia quien le rodea.

Nos encontraremos largas reflexiones, casi relatos; otras serán breves y precisas, dardos directos a ese corazón necesitado del abrazo:

«Las alas solo asustan a aquellos cuyos miedos les impiden disfrutar del vuelo y, sin embargo, duelen a quienes corren el riesgo de acariciar el aire con los dedos traviesos del corazón».

Como veis, prácticamente aforismos, pero que te llegan a ese corazón cansado, dolido, enfermo de la deshumanización que se produce mientras estamos enganchados, horas y horas, a una fría pantalla de colores, por muchos píxeles que tenga.

Tal vez os ocurra como a mí, que comencéis a leer y enlacéis una tras otra, hasta alcanzar el final del libro. Y, después, lo dejéis sobre la mesilla, para volverlo a abrir cada noche, o cada amanecer, y leer una o dos, disfrutando ese breve mensaje, esa acariciadora palabra que nos abrirá o cerrará el día.

«Para vivir en las alturas es preferible un corazón al viento que unas alas en la tierra».

Reflexiones para leerlas sin miedo, para disfrutarlas en silencio.

Francisco Javier Illán Vivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada