Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

jueves, 4 de febrero de 2016

Te conocí corriendo

Te conocí corriendo
abriendo aquel camino
entre verdes trigales
de los campos de lino,
      ... y corriendo
buscabas el destino
donde alondras y tórtolas
laboraban su nido.

Te conocí corriendo
al más limpio sentido
sobre la espesa estepa,
moviendo airadamente
tu cabello fino,
     ... y corriendo
la huella del sino
pisaste para siempre
e indújome al olvido,
mas tu alegría inmensa
te agudizó el oído
palpitando el cerebro
como aspa de molino,
    ... y corriendo
convertiste el ocaso
opaco en cristalino
donde brillan las alas
y se oye el canto fino
del alegre jilguero,
fetiche gran amigo,
que vuela tan alegre
y se para en espinos
para que no se pinche
la luz de mis sentidos,
donde esperan mis brazos
que nos mantenga unidos.

José Martínez Navarro