Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

jueves, 7 de enero de 2016

El poema

Ni ritmo, ni verso,

sino astucia en  el vocablo.

Que el lector clame

con el cretino grito

del verso descosido.



Estrofas desmembradas

por truncados ritmos

entre azarosas rimas

y transeúntes silencios sinuosos.



¡No ocultes el pensamiento!

Que levite la idea

y se derrame con sutil degüello,

gota a gota,

la balbuciente sangre

de tu oprimido pecho.



Que perdure el rugido de tu alma,

en estos tiempos indecorosos

de brutal barbarie deshonesta.



Que tu pluma,

con dolorosa resignación,

no decaiga cuando

Tú, amigo mío,

yazcas en el olvido

de tus cenizas.


Marta Núñez Delegido

2 comentarios:

  1. Marta, reivindica la fuerza de la palabra, para transmitir con el verso desgranado la importancia del mensaje.

    ResponderEliminar