Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

martes, 22 de septiembre de 2015

Ana y la nada, de Mills Fox Edgerton (Reseña nº 743)

Mills Fox Edgerton
Ana y la nada
Ediciones Irreverentes, noviembre de 2014

No sé qué decir respecto a la clasificación de esta novela, no sé si es un tratado, un estudio filosófico, un viaje a los pensamientos más profundos de cada uno de nosotros, de los lectores, o del autor, que ha aprovechado para darnos a conocer sus dudas, sun inquietudes, sus temores.

Es, eso sí, un libro de amor, del excelso amor de Ana por Andrés, recién fallecido, y el temor de ella a que su amor quede -tras la muerte de él- como si no hubiese existido nunca. Para Ana, la idea de que Andrés hubiera quedado aniquilado, de que fuera de los recuerdos que ella guardaba no quedase nada del amor que habían vivido juntos, la angustiaba. (Pág. 14).

A ella, y supongo que a todos los humanos, la idea de la nada no se le quitaba de la cabeza. A la pregunta de su amigo Luis Enrique, que mantiene a lo largo de todo el libro charlas con Ana, producto de las cuales es la obra que comentamos, sobre qué entiende por la nada, ella le responde: No sé si Andrés vive, si su alma vive ahora y para siempre más allá de la muerte, o si no queda nada de él, si es ahora como si no hubiese existido nunca, como si nuestro amor no hubiera existido nunca.

Ese es el principio de lo que vamos a encontrar en esta obra: el terror a la nada, y que para entender su actitud ante la nada él, Luis Enrique (y con él todos nosotros, los lectores) debía conocer todos los aspectos de su relación con Andres.

Un libro ameno, que en momentos me costaba trabajo dejar de leer, profundo, de amor, de felicidad, pero también triste, de esa necesidad que tenemos los humanos de que nuestra vida (Ana dice nuestro vivir) tenga sentido.

La nada, ¿es la ausencia de algo o alguien que dé valor a lo nuestro?

Te invito a leerlo y a descubrir qué es la nada... para Ana.

Francisco Javier Illán Vivas