Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

domingo, 10 de agosto de 2014

Relatos fotoeróticos, de VV.AA. (Reseña nº 685)

Irene Comendador, Paloma Hidalgo, Antonio Gómez Rufo, Javier Fernández Jiménez, Kalton Harold Bruhl, Pablo Solares Villar, Francisco Javier Illán Vivas, Nelson Verástegui, Karol Scandiu, Félix Díaz, Lydia López Garrido, Violeta Sáez, Álvaro Díaz Escoberdo y Miguel Ángel de Rus.
Relatos fotoeróticos
Ediciones Irreverentes, junio de 2014

El editor Miguel Ángel de Rus tuvo un sueño, y era que el programa Sexto Continente de Radio Nacional de España, convocase un premio de relato erótico. Y él, que es un soñador, y un realizador, consiguió que a tal convocatoria llegasen 210 relatos, procedentes de 27 países. Todos aquellos relatos no podían entrar en un libro manejable, así que, y tras esperar más de un año, finalmente el jurado del premio se decidió por publicar una antología de entre los 210 relatos llegados, donde se incluirían los de las ganadoras, Irene Comendador y Paloma Hidalgo, que no dejarán a ningún lector indiferente.

En catorce relatos el lector va a encontrar el erotismo desde muchos puntos de vista, pero no sólo de texto vive el hombre y la mujer. Así que, a cada relato, le acompaña la implícita y explícita imagen (reproducidas a color en alta calidad) que era objeto de inspiración para los escritores.

Textos de Brasil, Colombia, Venezuela, Honduras y España. Imágenes de Rusia, Ucrania, Polonia, Kazajistán, Inglaterra, Bulgaria y Serbia, conforma esta antología del Relato fotoerótico.

Nos lo dice el autor del prólogo desde el principio: los amantes del erotismo no fallaron a la cita: voyeurs, fetichistas, fieles, infieles, sumisos, exhibicionistas, homosexuales, heterosexuales, amantes de maduros o jovencitas, amantes del sexo oral, tradicional, sadomasos, practicantes del intercambio, o quienes sin más se dejan llevar por las fantasías, están representados en estos relatos.

El lector, la lectora, durante un tiempo, mientras se adentre en estos relatos, estoy seguro que se sentirán como los personajes del cuento de Antonio Gómez Rufo: como los seres más felices de la tierra. Y, al final, no lo dudéis, el recuerdo siempre estará fresco (o húmedo, depende de cada cual).

Avanzad hasta la página 49 y encontraréis uno de los secretos mejor guardados por cualquier hombre, la gran pregunta, la pregunta que siempre querríamos que se nos hiciese... ah, pero tendréis que tener el libro en vuestras manos para averiguarlo.

A más de uno, como al personaje del relato de Kalton Harold Bruhl, se os llenarán los ojos de lágrimas.

Francisco Javier Illán Vivas