Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

viernes, 4 de julio de 2014

La reconquista de la creatividad, de Fernando Trías de Bes (Reseña nº 666)

Fernando Trías de Bes
La reconquista de la creatividad
Editorial: Conecta / Penguin Random House

Me resulta fácil y a la vez tentador, arrancar con uno de los argumentos de Fernando Trías de Bes –no confundir con Eugenio Trías de Bes, seguro familia, pero un ensayista mucho más profundo y filosófico, de vieja escuela, si con eso se entiende la diferencia entre ambos- en su libro. Dice el autor que una de las cosas que frena nuestra creatividad es que entendemos que la propia creatividad es cosa de genios, sin darnos cuenta de que todos nosotros creamos cosas a lo largo del día, y que un avance creativo puede consistir, simplemente, en buscar la manera de ganar cinco minutos en el trayecto que hacemos de casa al trabajo.

Es decir, si somos capaces de encontrar una conexión, un atajo, con el que ganar cinco minutos para lo que queramos, todos los días laborables, estaremos beneficiándonos de nuestra propia creatividad. ¿A que, visto así, todos podemos ser creativos?

Como bien argumenta el autor, nuestra creatividad depende de que tengamos ese afán de crear algo nuevo sin necesidad de pasar a la posteridad ni cincelar el David de Miguel Ángel.

Y otro aviso a los navegantes más que interesante. La creatividad no es tan innata como cree la mayoría, es algo que se puede entrenar de manera que obtengamos resultados interesantes.

¿Cómo podemos entrenar nuestra creatividad? Lean el libro que hoy recomendamos, les recuerdo, La reconquista de la creatividad: cómo recuperar la capacidad de crear que llevamos dentro, de Fernando Trías de Bes –Editorial Conecta / Penguin Random House- y encontrarán una guía fácil y asequible que les pondrá en marcha. Porque, en definitiva, y parece bastante convincente, la creatividad consiste simplemente en ponernos en marcha y buscar en nuestro mundo.


Formalmente se trata de un ensayo que tiene tamaño y formato de novela, pesa más o menos igual, hay cierta voluntad estética en el diseño –algo que vuelve a acercarle a un género que el propio autor ha trabajado- en el que volvemos a encontrar algo creativo, un lápiz verde hace de tallo de una flor, o de un árbol, en el que las hojas están formadas con las virutas producidas al sacarle punta. Que la disfruten.

Adolfo Caparrós Gómez de Mercado