Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

domingo, 8 de junio de 2014

Hábitat, de Salvador Blanco Luque (Reseña nº 655)

Salvador Blanco Luque
Hábitat
Ediciones Atlantis, marzo de 2014

El cordobés Salvador Blanco Luque nos propone conocer la relación que existe entre un enfermo de tuberculosis, un joven adicto a las redes sociales y encerrado en su habitación, las vecinas de una calle cualquiera de una ciudad cualquiera, alguien llamado Chico, o mejor, quien acogió a ese Chico... en fin, la relación que existe entre quien esto escribe y los lectores que lo leen, estén donde estén. 

Y la clave es el hábitat, como lo define la RAE: lugar de condicione apropiadas para que viva un organismo, especie o comunidad animal o vegetal.

El lector podrá encarar la lectura de los breves relatos, excepto uno de ellos, que nos llevará un breve espacio de tiempo acercanos a su conclusón y a su lógica; digo, podrá hacerlo como partes de un todo o como partes independientes que, unidas, hacen ese conjunto.

Descubriremos que desde "tiempos inmemoriales, el cocinero, especialmente el pastelero, siempre ha sido el psicólogo de una comunodad", porque todos los pesares, todo, se "olvida con un buen dulce".

Incluso la sorpresa, que a mi me produjo saber que los padres de Miguel estuvieron en Moscú y en San Petersburgo durante nueve días, un viaje que hace ahora tres años realizamos Toñy y yo...

O que el paso del tiempo provocará que la "verdina avanza lentamente cubriendo la piedra gris de los bordillos y las ranuras de las fachadas" de esa calle de cualquier ciudad...

... o esa lección de independencia que recomendaré a partir de hoy a los poetas, y las poetas, que lo mejor que han escrito en su vida ha sido mi mamá me mima, y sin embargo, van pavoneando como si ya llevasen en su casillero varios premios Nobel de Literatura.

Hay, como véis, al menos once motivos para visitar el Hábitat de Salvador Blanco Luque pero, por favor, no lo hagáis desde dentro de ese laberinto producto de la esquizofrénica moda llamada arte contemporáneo.

Francisco Javier Illán Vivas