Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

domingo, 18 de mayo de 2014

Inés de Alarcón y Vergara, de Carmen Martínez Falla (Reseña nº 465 bis)

Carmen Martínez Falla
Inés de Alarcón y Vergara. Una cortesana del siglo XVII
Amaranto cultural, diciembre de 2013


Carmen Martínez Falla, a quien tuve el placer de conocer personalmente en Belmonte (Cuenca), hace unas fechas, situa su novela en la España del siglo XVII y en una ciudad de no difícil ubicación a la cual llama Bellomonte, pero que se parece tanto a Belmonte que podría ser la misma.

Quiero decir con esto que no estamos ante una novela histórica, y la autora, el prologista y todos los relacionados con esta obra han querido insistir en ello, para no llamar a engaños, pero el lector encontrará que, algunos pasajes de la novela, los referentes, por ejemplo, a los hijos de la protagonista, de haber ocurrido, debieron ocurrir así.

Bellomonte, en 1609, es una villa que languidece, y que la llegada de un nuevo gobernador despierta la esperanza de sus lugareños por un futuro mejor, porque las autoridades dediquen sus esfuerzos a mejorar las condiciones de la villa y de quien en allí viven, y no se dediquen a "otros menesteres" a los cuales la clase polícita, los pudientes, nos tienen acostumbrados a los españoles a lo largo de toda la historia.

Acompañando al gobernador, Alfonso de Peñafiel, llega también un apuesto militar, Álvaro de Alarcón y Vergara, quien queda prendado de Fernanda, la futura madre de nuestra protagonista.

Los acontecimientos que se precipitan en los días siguientes marcarían la vida de Inés de Alarcón y Vergara, pues en unos momentos históricos como los que se estaban viviendo su madre la trajo al mundo sin un marido, aunque el padre reconociese a la hija.

Nos pasearemos por las casas señoriales de Bellomonte, por la Colegiata, por el castillo, veremos riqueza, pasión y lucha por el poder, aún en una ciudad de provincias, porque en ese poder siempre estará aquella, la riqueza.

Y la protagonista, desde muy temprana edad, aprenderá que el mundo donde vive es un mundo de hombres, también conocerá que tiene algo que, no siendo eternamente duradero, desean todos los varones que la rodean y que ella convertirá en un arma que le dará riqueza y poder, a pesar de los intentos de su madre para que a ella no le ocurriese lo que tuvo que vivir tras su apasionado romance con Álvaro de Alarcón.

Carmen Martínez Falla no ha escrito una novela histórica, pero el lector descubrirá que los acontecimientos tuvieron que ocurrir como ella nos los describe.

Francisco Javier Illán Vivas