Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

domingo, 27 de abril de 2014

Un ejército de niños, de Evan H. Rhodes (Reseña nº 639)

Evan H. Rhodes
Un ejército de niños
Plaza & Janés, 1981

Fue la lectura de Enigmas y curiosidades históricas y religiosas, de Antonio Galera Gracia, publicado en marzo pasado por Editorial ADIH, lo que me llevó a buscar en mi biblioteca el libro que nos ocupa, que compré hace más de treinta años y aún no había leído: la cruzada de los niños, una historia bastante silenciada para la enorme cantidad de vidas que se cobró.

Ya nos avisa el autor de la novela que "por extraordinario que pueda parecer, el fenómeno de la cruzada de los niños es un hecho histórico documentado", incluso lo acompaña de un mapa (páginas 24-25) por donde pudo pasar, casi con toda seguiridad, la Cruzada, tanto la que partió de Francia (encabezada por Stephen de Cloyes), como la que partió de Alemania (encabezada por Nicholas).

El autor nos dice que recorrió toda la ruta por la que pudo pasar la cruzada, especialmente la alemana, pues los principales personajes parten desde Colonia, Roger y Jonathan. Por diferentes motivos no pudo recorrer el tramo desde Alejandría a Kantara.

En el año de 1212 Europa rezaba... así comienza esta novela histórica, y en el prólogo nos situa en las profecías que anunciaban que Jesucristo reinaría sobre la Tierra por tiempo de mil años antes del Juicio Final, y, en verdad, en la Europa de aquel año se estaban dando muchos signos que llevaban a creer que ese momento estaba cerca.

Y, como apunta en su obra Antonio Galera Gracia, a río revuelto ganancia de pescadores. Dos avispados personajes se aprovecharon de la fe del pueblo para, en las figuras de Stephen y de Nicholas, enriquecerse y reclutar, en un extraordinario movimiento peregrino, miles de niños para convertirlos en dinero; es decir, en esclavos bajo mercaderes musulmanes. Y eso que ellos eran piadosos, cristianos y temerosos de Dios, pero el dinero es el dinero.

El autor nos cuenta cómo tuvo que ser la vida de estos miles de niños alemanes durante su viaje desde Colonia a Ostia y, desde allí, a Alejandría, para verse convertidos en esclavos y, con el tiempo, abrazar la fe de Ala y luchar, probablemente, contra los cristianos por mantener Tierra Santa en manos del Islám, paradojas de un excepcional acontecimiento histórico.

He tardado muchos años en leer esta novela, pero ha merecido la pena.

Francisco Javier Illán Vivas

No hay comentarios:

Publicar un comentario