Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

miércoles, 19 de marzo de 2014

Metabiología de la Muerte, de Carlos Vicente Córdoba (Reseña nº 623)

Carlos Vicente Córdoba
Metabiología de la Muerte. La muerte desde la ciencia y la creencia.
Editorial ADIH, 2012

El Doctor en biología Carlos Vicente Córdoba nos presenta un libro que ya por el título da temor enfrentarse a él: La Muerte, y la coloca en mayúscula. Debemos atravesar el umbral de la cubierta del libro para leer "reflexiones de un biólogo en sus postrimerías acerca de la dignidad del ser humano", para entender que esto va más allá y así nos lo explica también en el prólogo, "que viene a ser una especie de declaración de intenciones": Por mi edad tengo que ir tomando posiciones, me siento en la obligación de razonar al máximo qué es lo que puedo esperar de mi futuro, si es que el hombre como individuidad tiene más futuro que el de donar parte de sus genes a un nuevo ser y luego desparecer sin dejar rastro. Quisiera también saber qué es lo que puedo esperar sensatamente que quede de mí.

El ejemplar de este estudio ha llegado a mí por una casualidad, y por ello temo que esta reflexión alrededor de La Muerte, desde la ciencia y desde la creencia, haya pasado para el lector, incluso para los estudiosos de la materia, desapercibido, y es de una profundidad y de un nivel académico como puede esperarse a quien ha dedicado cuarenta y seis años a la investigación de cómo funciona la vida y que nos confiesa casi en las primeras líneas de su prólogo que pronto se dio cuenta (biológicamente hablando) que la muerte es una condición de la vida y que ambas son inseparables.

Y, así, partiendo de que el hombre es la única especie biológica que toma conciencia de su propia vejez y de su muerte en el sentido de que tiene que morir indefectiblemente nos adentraremos en las partes de un libro donde estarán presentes siempre la ciencia y la creencia, como marca el subtítulo de este ensayo.

La muerte como objeto de estudio, La indeseable vejez, Envejecimiento de la célula, Envejecimiento del individuo, Senescencia y muerte de los vegetales, EL sentido trágico de la muerte, ¿Cómo y cuándo se hace humano el hombre?, ¿Qué es lo que caracteriza al hombre?, El hombre sufre y sabe que sufre: el dollor y su base somática, La expresión de las emociones, La existencia es definitiva, Bases sicosomáticas de las vivencias fácticas con una interpretación religiosa, La muerte deseada y ¿Es compatible la muerte del hombre con la divinidad del ser nacido de mujer?, son las partes en las que el autor divide su obra, añadiendo un epílogo que "podría ser un prólogo".

Le agradezco a Antonio Galera Gracia el ejemplar de este libro y recomiendo a los desconocidos lectores de estos no tan abruptos Acantilados que lo busquen, no es una lectura que deje indiferente.

Francisco Javier Illán Vivas