Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

viernes, 30 de agosto de 2013

63 claves para escribir buenos microrrelatos, de VV.AA. (Reseña nº 544)



VV.AA.
63 claves para escribir buenos microrrelatos  (Antología del I concurso internacional Mundopalabras de microrrelatos)
Editorial El desván de las palabras, 2012

El delgado volumen que nos ocupa está integrado por tres microrrelatos ganadores, quince finalistas y cuarenta y cinco seleccionados que participaron en el primer concurso que realizó Mundopalabras, la joven empresa que promueve nuevos valores literarios y ofrece servicios a escritores, editoriales y promoción a través de su plataforma virtual. En total, conforman el libro 63 pequeñas piezas narrativas de distintos autores  con enfoques y temáticas dispares que bien pueden servir para rastrear las más elocuentes formas de abordar el microrrelatos. Y por supuesto, también son un excelente tentempié para ser degustado a cualquier momento y lugar. De todos los puntos del mundo hispanohablante, pero con especial intensidad desde España, provienen estas 63 historias. Las hay divertidas, tiernas, misteriosas y sorpresivas. Sentimentales, fantásticas y líricas. Porque el microrrelato es un  innovador género, que a pesar de su brevedad, y de sus consecuentes limitaciones es capaz de funcionar como un catalizador de energía y dispersar brillantes ideas, extraordinarios giros y argumentos de un calado importante. El calambur, los juegos de palabras y de sentido son muy frecuentes en esta modalidad de narración tan en boga en los últimos años. Desde la contundente oración hasta los dos párrafos, en un juego de equilibrio y perfeccionismo, debe el escritor de microrrelatos hacer explotar todos sus artificios. El lenguaje, es en este sentido, el elemento más importante del artefacto narrativo. De hecho, no son pocos los autores que se aproximan a la prosa poética para embellecer o dotar de simbolismo el texto y así poder ir un poco más allá  de las barreras que el propio texto impone.

Además, en cada página y acompañando al minicuento, se ofrece un pequeño consejo o clave para escribir microrrelatos. Desde los más técnicos (uso del diccionario, búsqueda de temas, formas de explotar el lenguaje, aproximación a las técnicas poéticas, extensión/ condensación) hasta los más peregrinos (leer a Max Aub o a Monterroso o seguir los consejos de Cortázar y el rastro de las greguerías de Gómez de la Serna). 

En definitiva al leer estos cuentos brevísimos junto a las consignas uno llega a la conclusión de que todo es posible en el noble arte de contar historias. Todo vale, mientras seamos capaces de hacer vibrar, con pocas, muy pocas, palabras, a nuestros lectores. Si quiere leer unos variados, interesantes y bien seleccionados microrrelatos de autores poco o nada conocidos no dude en adquirir esta antología. Si quiere recibir algunos consejos sobre la escritura de microrrelatos de un modo distendido y lejos de academicismos rigurosos también tiene motivos para hacerse con este pequeño libro.

Pedro Pujante