Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

lunes, 22 de abril de 2013

¿Por qué leer?

Es cierto que Einstein fue expulsado del colegio por torpe, cuando era pequeño se pasaba las horas de uno a otro lado sintiendo la vergüenza de no ser aceptado, él que llegó a ser uno de los mayores genios de la humanidad.
También es verdad que a lo largo del tiempo hemos ido alcanzando cada vez mas logros, quizás porque llevamos varios millones de años acumulando información en nuestros genes, que legamos a nuestros descendientes, algo mas completos que cuando nos lo pasaron nuestros padres a nosotros.

Y es que, aunque el concepto de sabiduría como tal lo encontramos ya en los clásicos, fijémonos en Sócrates, considerado el inventor de la entrevista puesto que si algo le distinguía era el incansable deseo de aprender del pueblo al que aleteaba a preguntas y así con sus respuestas analizaba los problemas diarios y establecía sus conclusiones, no necesitaba libros, utilizaba la información acumulada de una forma progresiva, como siempre la solución a sus dudas era ya entonces parte integral de su existencia, pero era un genio.

Pero…¿Por qué leer?....Porque no podemos quedarnos solo con lo que tienen almacenados nuestros genes, porque la velocidad de cambio en que se encuentra la humanidad va mas allá de lo que podemos recuperar, porque si nos quedamos atrasados estamos firmando nuestro funeral, desapareceremos comidos por la tecnología, por el conocimiento.

¿Por qué leer?....Porque solo a través de la nuestra capacidad de aprendizaje nos podemos adaptar a esos cambios, porque solo aprendiendo podemos llegar a vivir esa felicidad que tanto necesitamos, porque solo el conocimiento nos dará la razón frente a tanto absurdo, al despropósito que forma la humanidad, porque solo así, llegaremos a conocer la verdad.

Francisco Bautista Gutiérrez Nacido en Montijo (Badajoz), vive actualmente en San Fernando (Cádiz). Ha retomado su afición de escribir, tras unos años abandonada. Nos cuenta que tiene algunos premios literarios, como Estebanez Calderón, Montáchez o Ínsula.