Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

viernes, 29 de marzo de 2013

La matemática de la madriguera

Frank G. Rubio
Donde yace Visnú
Editorial Manuscritos, septiembre de 2012 .

La trayectoria de Frank G. Rubio (Madrid, 1956) como escritor está ligada a multitud de géneros literarios, bien como crítico de literatura y cine fantástico, bien en su vertiente social como investigador de ocultismo y teorías de la conspiración. Son temas, todos ellos, de los que ha realizado trabajos de ensayo en conocidos medios periodísticos y editoriales. Esas referencias también impregnarán la lírica de Donde yace Visnú, su primer libro poético.

Somos la torre que habita en tus ojos.

Nos encontramos ante unas composiciones profundas y muy densas, repletas tanto de referencias eruditas —literarias, metafísicas, religiosas— como de una sensibilidad profunda para la que el mundo supone mucho más que las miserias cotidianas.

El volumen no sólo se apoya en la palabra sino que combina grabados y citas, creando una experiencia integral y compacta. Transporta la mente al discurso de los malditos de distintas épocas, con metáforas muy inspiradas y referencias a Lautremont, Lovecraft y, en particular, Leopoldo María Panero. También se perciben los ecos de un mundo personalísimo y de técnicas de escritura nada corrientes en estos tiempos de poesía muy urbana y que flirtean probablemente con la escritura automática, la asociación imposible, el inconsciente colectivo y el surrealismo llevado a fronteras del vértigo.

Sólo se puede querer más allá del abismo.

De esta manera, la poesía se descubre a sí misma entre las sombras y misterios: una tiniebla donde los temas fundamentales adquieren un eco especial, siempre trascendente. Pero las referencias a misterios de lo oculto no son las únicas, sino que se entremezclan en la voz del poeta con elementos actuales, con resonancias tecnológicas que nos trasportan a un futuro emocional distópico. Todo se conjuga de manera muy acertada y eficiente; podemos tomar un ejemplo en Reset, uno de los poemas más intensos y lúcidos del libro. La métrica es libre pero el ritmo se marca con repeticiones y recursos enfáticos que la harían muy intensa de escuchar.

Escuchad el Misterio de la Madre de los dragones.

El único punto conflictivo de Donde yace Visnú es su propia oscuridad. Estamos ante una poesía densa y muy exigente que requiere tanto de una lectura reposada —y, sin duda, varias relecturas— como de una profunda erudición. Esto lo aleja de un lector que busca las corrientes actuales de realismo sucio, denuncia social, o de intimismo emotivo, pero supone una apuesta valiente de regreso a una poesía metafísica y mistérica de resonancias órficas —que, por otro lado, comulga con los orígenes puros del lenguaje poético—.

Físicamente, el libro está bien editado. El formato es alargado, el papel grueso y cremoso, y tanto las ilustraciones como las citas se alternan con los poemas de forma intencionadamente descuidada, provocando la sensación de manuscrito ocultista y maldito rescatado del pasado misterioso. Un facsímil o litografía reinventados para nuestro disfrute integral.

Hay libros que merecen un mejor reconocimiento por parte del público, pero que lo tienen complicado por encontrarse fuera de los cauces tradicionales de distribución y porque su temática no responde a los arquetipos imperantes y dogmáticos de la poesía actual. Este es, sin duda, el caso de Donde yace Visnú, de Frank G. Rubio, que recomiendo a los lectores.

Fernando López Guisado.